MLB All-Star

Cuando el jonrón es el espectáculo

Babe Ruth en accion.Photo/ MLB.

Este 26 de mayo se cumplen dos meses sin béisbol. La pandemia decreta por la Organización Mundial de la Salud (OMS), debido a la aparición SARS-CoV-2, mejor llamado coronavirus o Covid-19, incidió en que todos los eventos que aglutine personas quedarán suspendidos y con ello, un futuro incierto, que, en el caso del béisbol de las Grandes Ligas, parece eterno ya que no hay indicios de que el espectáculo se lleve a cabo este año.

Mientras esperamos el humo blanco entre peloteros, dueños y el comisionado, el encierro obligatorio ha permitido a muchos escritores rememorar algunos hechos que vuelven a plasmar en medios impresos o digitales, en la televisión se rememora algunos partidos históricos y en mi caso, dedicaré tres reportajes al evento de mitad de temporada, en especial al Home Run Derby, evento que en los últimos años ha ido ganando adeptos, después de modificar sus reglas y convertir el evento en un verdadero festival.

Sosa y Macgwire. Photo/ MLB

Un poco de historia

Desde que Babe Ruth maravillara al mundo con sus monumentales conexiones hasta aquella lucha entronizada de Mark McGwire y Sammy Sosa por el récord de cuadrangulares de Roger Maris, el jonrón es hoy por hoy, una de las faenas más celebradas en el juego de pelota.

Se imaginan si este evento hubiera sido parte de la inauguración del primer Juego de Estrellas por allá en 1933, varias leyendas del béisbol de antaño hubieran sido parte de esta festividad como Babe Ruth, Lou Gehrig, Jimmie Foxx, Hank Greenberg, Mickey Mantle, Willie Mays, Roger Maris, Reggie Jackson, Dave Winfield, Ernie Banks, Mike Schmidt entre otros, quizás la historia no sería igual, pero ojo, es valido soñar si eso se hubiera dado.

Willie Mays.Photo/ New York Mets.
Reggie Jackson .Photo/New York Yankees
Henrry Aaron.Photo/ Braves Atlanta.

En una ocasión Reggie Jackson aseguro que si este evento hubiera sido insertado en su época hubiera participado todos los años.

Lo cierto es que el primer Home Run Derby o competencia de cuadrangular (como lo quiera llamar), surgió en el año de 1985, cuando la ciudad de Minnesota acogía la edición 60 del Juego de Estrellas (recordemos que entre 1959 y 1962, se realizaron dos Juegos de Estrellas, en parte para recaudar fondos para las pensiones de los jugadores, así como otras causas).

La invitación era hecha por la oficina del comisionado a los mejores jonroneros de cada temporada, quienes rivalizaban en una competencia por ver quien sacaba más pelota del parque.

Con el pasar de los años, el evento fue ganando notoriedad y con ello la modificación de algunas reglas.

De 1985 a 1994, se jugó una simple ronda, quien sacará más pelota del parque era declarado ganador.

A partir de 1995 se modifico la regla y se anexaron tres rondas, en la que se clasifican los mejores cuatro jonroneros quienes en segunda vuelta competirán desde cero nuevamente por ver quienes serían los dos finalistas que avanzarían a la ronda final. En dicha ronda, los dos mejores tendrían cinco outs para dimitir el ganador.

Cabe mencionar que, en la edición de 1997, se incluyó una competencia entre los mejores novatos como preámbulo al evento (solo se hizo ese año), además de presentar uniformes alusivos a cada liga para los jugadores seleccionados.La edición de 2000, presentó otro cambio, los mejores cuatro jonroneros en primera ronda, disputarían semifinales, es decir, el jugador con más vuelacercas en primera ronda enfrentaría al cuarto mejor y el segundo chocaría contra el tercero, y con ello, clasificar a los dos mejores para la final que presento como novedad dos rondas de cinco outs.

Esta modificación se debió a que, en anteriores ocasiones, un pelotero que daba una cantidad de jonrones considerable en una ronda, debía esperar sentado por volver a competir casi una hora, sucedió con Mark McGwire, en el evento de 1999 o Jay Buhner en 1996.

Barry Bonds.Photo/ San Francisco Giants

Para 2005, la oficina del Comisionado estableció un nuevo formato para la competición, debido a la aprobación del Clásico Mundial de Béisbol que se jugaría en 2006, se organizó una competencia entre los mejores peloteros de cada país participante, que ganaría el venezolano Bob Abreu con una nueva marca para estos eventos.

En 2006, se modificó nuevamente el festival de cuadrangulares, se anexó la bola de oro que sería una pelota con franjas doradas que solo sería lanzada al bateador cuando este llegará a los nueve outs, independientemente de cuantos cuadrangulares diera, cada pelota tendría un valor agregado que al concluir el evento iría a una fundación. Asimismo, los cuatro mejores clasificados tendrían en su haber la sumatoria de los jonrones conseguidos en primera ronda y así definir a los finalistas que partirían de cero.

En esta edición el venezolano Miguel Cabrera se vio perjudicado por el cambio de regla ya que en la primera ronda consiguió nueve y seis en la segunda para sumar quince, pero quedo eliminado por Ryan Howard que sumó diez en segunda y ocho en primera para dieciocho vuelacercas, misma cifra que obtuvo David Wright, que bateó 16 en la primera vuelta y dos en la segunda.

A partir de 2015, surge una nueva modificación y hay enfrentamientos directos entre los mejores posicionados en el departamento de cuadrangulares, dándose así duelos de semifinal y final entre los ocho participantes. La novedad es la eliminación de los swing de out y se agrega un tiempo de cinco minutos en la que los bateadores tendrán la oportunidad de sacar la mayor cantidad de jonrones.

Los máximos ganadores

Ken Griffey jr..Photo/MLB

Ken Griffey Jr es el único jugador con tres títulos en estas competiciones, dos de ellas consecutivas, para ser el primero en conseguir esta gesta.

El primer titulo lo obtuvo en 1994 en el antiguo Three Rivers Stadium de Pittsburgh al despachar siete vuelacercas. Fred McGriff llegó segundo con un total de cinco. Su segunda corona lo obtiene en el Coors Field de Colorado al derrotar en la final a Jim Thome. En esta edición Griffey había declinado participar y fue la presión mediática que lo hizo cambiar de parecer a última hora. El tercer trofeo llegaría al año siguiente en el Fenway Park, al superar a Jeromy Burnitz.

Cabe destacar que Griffey perdió el duelo de 1993 que se celebró en el Camden Yards de Baltimore, al caer en una ronda adicional ante Juan González, ambos terminaron con siete vuelacercas. En 1992, finalizó segundo con siete, detrás de Mark McGwire que consiguió 12 jonrones. En ese entonces, McGwire había empatado a Cal Ripken Jr. que un año antes había conseguido la mayor cantidad de jonrones en una ronda. En el año 2000, participó por última vez y cayó en la final ante Sammy Sosa.

Cal Ripken jr. Photo/ Baltimoe Orioles

Los tres títulos de Griffey son seguido por Prince Fielder y Yoenis Céspedes, quienes consiguieron dos. Fielder, obtendría los triunfos en 2009 y 2012, mientras que el cubano igualaría al junior al ganar en las ediciones de 2013 y 2014.

En la edición de 2013, Céspedes asistió como invitado ya que no fue convocado al Juego de Estrellas.

En otra edición seguimos con las historias de este evento. 

Fuente :@beisboladentro/Adonis Marcano

 

Leave a Response

nueve + ocho =